Tarta Rosa de boda

Esta tarta es especial porque es la tercera tarta de boda que realizo, es mucha responsabilidad para que quede tan bonita y que los novios estén contentos con ello. Pero, a la vez, es una tarta mixta, es decir contiene la gran parte dummy, eso ayuda a quede más perfecta.

Es una tarta cuya idea se basaba en detalles de repujados tipo acolchado, y además aplicaciones con glasa real para hacer composiciones tipo bordados y detalles muy finos.

Empecé con forrar todos los dummies de fondant blanco, es un tanto complicado forrarlos cuando son de gran tamaño; porque, al ser corcho sin peso alguno, se mueven con facilidad y hace que la masa fondant se deslice. Además, al no tener humedad por más capas de pegamento que uses el fondant no se adhiere como lo hace sobre una tarta blanda y húmeda. En conclusión, hay que tener paciencia, lo único bueno es que podemos quitar y poner muchas veces el fondant hasta conseguir forrarlos.

Una vez forrados, empecé a decorar los niveles que iría con técnica de acolchado porque se tiene que hacer las marcas sobre el fondant aún fresco, y al estar sobre un dummy el fondant se termina secando por completo por no tener la humedad de una tarta real. Usé un triángulo de cartulina de la medida que deseaba que supere la altura de la tarta, así podemos apoyarlo sobre el fondant y repujar o marcar con la ayuda de una estaca, hacia la derecha y luego dar la vuelta hacia la izquierda, dejando un espacio de más o menos 2.5 cm entre marcas de las líneas, como pueden ver en la imagen.

Luego monté la tarta, porque una vez seco el fondant sobre el dummy es más fácil manejarlo sin dejar marcas de huellas. Uní cada dummy con glasa real y con una varilla de madera. Para reforzar usé glasa real también por los bordes entre niveles, rellenando imperfecciones y alisando. El último nivel lo dejaría para el final porque sería facilmente puesto sobre un dummy sin complicarse a unirlo más que con glasa real.

Decoré lo que faltaba; es decir, los detalles en glasa real como bordados. La imaginación tiene mucho que ver aquí, porque el patrón lo saqué de la nada siguiendo una idea de flores, pero contado espacios para llevar una simetría en todo el contorno de la tarta. Es como hacer un dibujo a mano alzada con la ayuda de una boquilla fina y glasa real, haciendo un nivel, el siguiente… simplemente repetí el procedimiento. Pueden buscar en internet miles de patrones para imitar, pero a mí se me hizo más fácil de la otra forma.

La flor; es decir, la rosa; la hice formando un cono de fondant, a ese cono le aplano la punta y la enrollo en sí misma. Luego, con los dedos doblo los bordes ligeramente, muy ligero. Y empiezo a poner los pétalos uno a uno, entrelazados entre sí, hasta conseguir una rosa muy abierta, pinté ligeramente con polvos comestibles de color rosa… Es muy sencilla, se puede mirar este tutorial:

Los pétalos son con bordes finos y extremo grueso, se colocan entrelazando uno de otro, aumentando cada vez un pétalo más, empieza por 3, luego 4, después 5 así sucesivamente se va aumentando.

Retocamos con los dedos los bordes para dar movimiento. Pintamos con un pincel los bordes de los pétalos.

Luego coloqué detalles con glasa real en los bordes, pequeñas bolitas y, además, entre las uniones del acolchado también puse bolitas de glasa real, así da un toque como de «perla».

La rosa fue el punto final del último nivel de la tarta así le dió un toque de color a esta tarta enteramente blanca.

Espero que les haya inspirado para animarse a hacer tartas mixtas de boda, mitad dummy y real; porque se puede obtener un gran resultado, y en cierta forma es más cómodo trabajar así, aunque no deja de ser agotador porque, aunque parezca fácil, es un trabajo repetitivo por la cantidad de niveles y cada cual más grande. Por ello, contad con varios días para dedicarse horas haciendo los detalles. Pero el resultado es tan bonito que luego sin duda reconforta 😉

 

Hasta mi próximo post. Besitos.

Pueden ver más fotos en Galería de tartas fondant>> Tarta Rosa de boda.




Tarta Margaritas

Este post es super especial, ya que se trata de una tarta de bodas. Se podría decir que es mi segunda tarta de bodas en este año; aunque es muy sencilla me hace ilusión mostrarles el paso a paso.

La tarta me la pidieron especialmente para una boda rural, en el campo, la novia tenía una idea de margaritas en su diseño por eso sí o sí las margaritas estarían presentes.

El diseño final que elegimos era totalmente en blanco, con margaritas en cascada. Por eso es una tarta, para mí, dentro de las tartas clásicas, a veces lo más sencillo es lo más bello pero sobre todo los detalles y la delicadeza al trabajar el fondant es lo que cuenta. Los acabados en una tarta en tonalidad blanca son más pulcros y finos, sin manchas ni pliegues y cuando no hay casi nada de decoración que cubra imperfectos hay que ser extremadamente delicados.

El sabor de la tarta es de bizcocho de chocolate blanco, relleno de mousse de chocolate blanco, y cubierto por ganache de chocolate con leche, es un sabor muy ligero a chocolate pero muy suave y rico. Monté la tarta y la dejé lista para cubrirla de fondant blanco.

La tarta en sí era de tamaño medio pero de 3 niveles, combinado el dummy para realzar más los niveles y el diseño. Preparé las margaritas con unos días de anticipación.

Para las margaritas utilicé un cortador de flor en forma de margarita, estiré fondant y empecé a cortar las flores, con un boleador repujé los pétalos uno a uno, con ayuda de un superficie blanda apoyé las flores y fui dando forma a los pétalos dejando el aspecto de movimiento natural. Dejé secar y luego dí un poco de brillo con polvo colorante perlado a los pétalos y decoré en centro de la margarita con un circulo de fondant amarillo con una ligera textura de malla, y pinté con polvo colorante de color dorado.

marga1

marga2

Además, preparé los dummies con anticipación, un par de días antes de montar la tarta, eran 2 niveles de pequeño a mediano, así que cubrí el dummy enteramente de fondant blanco.

dummy1

Después de cubrir de fondant la tarta real, empecé a rematar las uniones de los niveles de tarta con glasa real y decorando con un borde de bolitas muy finas.

img_20160811_115813

img_20160811_120604

Después inicié desde el nivel superior la decoración con margaritas, ayudándome de una bolita de fondant blanco apoyé unas margaritas y pegando con glasa real, además fui pegando las siguientes y formando la casacada de  margaritas una a una con glasa real igualmente.

 marga3img_20160811_151518

Aunque lleve trabajo hacer todo este proceso, es un diseño sencillo y limpio. A mi me encantó hacer una tarta nupcial tan clásica, el punto central eran obviamente las margaritas blancas, por eso tener distintos tamaños y el toque de brillito le daba delicadeza y elegancia.

img_20160811_154858

Espero les haya servido de inspiración para hacer su propia tarta de bodas, la verdad es que quedó como queríamos de forma sencilla.

img_20160811_155051

img_20160811_154941

img_20160811_154931

Hasta el próximo post, un besito.

 Pueden ver más fotos en galería Tartas Fondant>> Tarta Margaritas