Bizcocho de Avena y Frambuesa

image_pdfimage_print

Otro mes de abril de celebración del blog, es un año diferente por muchas cosas que estan pasando, mi cambio de ciudad, mi adaptación a un ritmo más calmado con el blog, y ahora mismo estamos en modo cuarentena, nos ha pillado esto a todos por sorpresa, jamás pensamos vivir una situación mundial tan difícil, pero aquí vamos intentando mantener la calma y esperando que mejoren las cosas poco a poco.

Por esa razón, la celebración del blog se ve alterada porque no hay nada planificado ni tampoco puedo hacer un sorteo internacional como otros años, así que he traido esta receta de un bizcocho porque la tarta de aniversario será para otra ocasión, esta receta es de un bizcocho de avena y frambuesa muy saludable dado que no tengo muchos ingredientes en casa, aproveché las frambuesas congeladas que tenía meses en el congelador, y como estamos en modo sedentario en casa (algunos) les dejo algo más saludable y súper rico para desayunar o merendar con toda tranquilidad.

Este bizcocho me ha soprendido por completo, ya había escuchado usar la harina de avena en bizcochos, y como suelo consumir mucha avena ya de por si en mis días, justo antes de la cuarentena compré harina de avena para hacer tortitas para desayunar, por eso aproveché en hacer este bizcocho con harina de avena que ya tenía, aunque sé que la harina de avena no es otra cosa más que triturar las ojuelas de avena a máxima potencia por si no la tienen en casa. Así que me gustó muchísimo cómo queda la masa y como es la textura del bizcocho, está muuuuuy bueno.

Aquí va la receta:

  • 150gr de harina de avena
  • 2 huevos
  • 100ml de leche
  • 120gr de yogurt (usé el que tenía en casa, sabor frutos del bosque)
  • 1 cucharadita de estevia
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 1 cucharadita de vainilla
  • media cucharadita de vinagre (usé de manzana)
  • 1 cucharada polvo de hornear
  • 100gr de frambuesa (fresas o arándonos o frutos rojos)

Calentamos el hornos a tope y bajar a 180° C al momento de hornear.

Batimos los huevos con el azúcar.

Añadimos el yogurt (usé el que tenía en casa, sabor frutos del bosque)

Vamos a ir añadiendo todos los ingredientes, empezamos por la leche…

Luego ponemos la cucharada de stevia.

luego la vainilla…

Añadimos el vinagre…

Batimos todos los ingredientes hasta integrar por completo.

Agregamos la harina cernida previamente con el polvo de hornear

Removemos bien hasta integrar la harina, quedará una masa ligeramente líquida.

Llenamos el molde con la mitad aproximadamente de la masa.

Colocamos las frambuesas ( o cualquier otro fruto) alternando una a una.

Vertemos el resto de la masa al molde.

Colocamos la última tanda de frambuesas por encima sin hundir demasiado.

Horneamos a 180° C por 40-45 minutos, ir controlando hasta pinchar con un palillo y ver que la masa está horneada por completo.

Sale del horno ligeramente doradita por encima y por las frambuesas ha provocado algunas grietas, es lo normal además mientras está recién hecha tiene volumen, una vez está fría se baja y queda genial.

Tiene la cantidad justa de azúcar, está muy húmeda por dentro, y se ha caramelizado la capita de encima del bizcocho, supongo por haber reposado una noche entera. Además está esponjosita y suave, tiene mucha húmedad así por la fruta, además es perfecta para merendar en estos días cuidando el azúcar.

 

Mirar qué porción más buena,¡¡¡ está increíble!!!

♥ El molde que usé es de 15cm de diámetro

Así celebré el aniverario del blog, 5 años que se han pasado volando y que aún mirando hacía atrás tengo las mismas ganas de escribir que el primer día, aunque por muchos motivos sobre todo laborables, el blog ha tomado un ritmo calmado en publicar, porque es mi hobby más querido y es cierto a veces me ausento un poco, pero siempre vuelvo con una tarta más… por supuesto gracias a todos por leerme siempre.

Gracias y nos vemos en otro post.

compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.