Mousse de Fresa

image_pdfimage_print

Un mousse es un postre muy rico. Siempre son ligeros y agradan a cualquiera por lo esponjoso que es. A mí particularmente me encanta hacer un mousse para rellenar una tarta, le da esa capa de textura suave y esponjosa en contraste al bizcocho, queda genial la combinación de ambas texturas en una tarta.

Siempre que hago un mousse para rellenar una tarta le agrego gelatina neutra porque permite dar un poco de consistencia para soportar el peso del bizcocho. Pero si lo realizan para un postre como tal (ya sea en copa o en molde), no es necesario ponerle gelatina, ya que un mousse es esponjoso y rico por sí solo.

Hay muchas recetas de mousse, sobre todo de chocolate y fruta son las que más me gustan, en esta ocasión voy a preparar un mousse de fresa, ya que es temporada de fresa y hay que aprovechar las fresas maduritas e intensamente rojas 😉 .

Un punto aparte: ya que voy a preparar algo con fruta, quiero que sepan que soy de esas personas que no se fija en la apariencia de la fruta bonita; es decir, no le pongo pegas a las frutas de aspecto feo, porque considero que son las mejores en sabor, y me da mucha pena que a veces se desaproveche y no se compre estas frutas (o verduras) que tienen un aspecto «no perfecto»; si al final las vas a triturar o cocinar el aspecto es lo de menos. Y si lo comento es porque muchas veces en los supermercados encuentro una fruta de aspecto perfecto y cuando lo pruebas están casi sin madurar o madurados a la fuerza y no tienen casi sabor, lamentablemente muchos caen en dejar las frutas y verduras que tengan «algo feo» y me da mucha lástima, por eso suelo comprar en fruterías de barrio de toda la vida, sin despreciar a ninguna en especial. Esto lo tenía que explicar sí o sí porque me da mucho coraje que pase esto en la sociedad, y que los agricultores no puedan vender las frutas o verduras que no cumplen con los requisitos establecidos en los supermercados. En fin, cada uno es libre pero tenía que exponer mi punto de vista (siento todo el palabreo jiji).

Bueno empezamos por los ingredientes 😉

  • 400 gr de fresas
  • 200 ml de nata para montar
  • 2 claras de huevo
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 100 gr de azúcar
  • 4 hojas de gelatina neutra (o colas gelatina o 15 gr de grenetina)

 

Remojamos las hojas de gelatina en agua fría.

IMG_20150612_113250

Lavamos bien las fresas, cortamos las hojas verdes y trituramos todas las fresas con ayuda de una batidora eléctrica (mis fresas estaban super maduritas, el color era intenso y el sabor ni que decir, ¡riquísimas!)

IMG_20150612_113328

fresa1

Agregamos una cucharada de zumo de limón a las fresas trituradas (si tienen natural es mucho mejor, en mi caso es zumo exprimido de botella) y removemos.

IMG_20150612_114329

Calentamos las fresas trituradas a fuego medio, no es necesario que hierva ni que se cocine, solo calentar un poco, para poder disolver ahí la gelatina. Agregamos las hojas de gelatina y removemos todos hasta disolver.

fresa2

Retiramos del fuego las fresas y agregamos la mitad del azúcar. Removemos todo muy bien (lo hacemos fuera del fuego porque no queremos preparar una mermelada sino darle sabor dulce a las fresas nada más). Dejamos templar.

IMG_20150612_115046

Por otra parte montamos la nata.

fresa5

Y por separado también montamos las claras de huevo a punto nieve con la otra mitad del azúcar.

fresa3

Ahora viene la parte complicada de un mousse: juntar las partes sin que se bajen. Para ello hay que hacerlo muy lentamente y con movimientos envolventes, primero agregamos un poco de nata montada a las fresas y removemos, y luego cuando se haya semi-integrado, vamos a agregarlo al resto de nata junto con las claras de huevo, todo poco a poco, una parte de huevo por otra parte de nata y fresas. Intentamos remover con movimientos envolventes suaves hasta integrar todo uniformemente.

fresa4

fresa6

Cuando tengamos la mezcla del todo integrada, refrigeramos mínimo 2 horas para que tome cuerpo. Si vamos a usarlo en relleno puede necesitar 3 horas de reposo en la nevera, y si es de postre con un mínimo de 2 horas ya se puede comer.

Miren esta textura suave y esponjosa, así debe de quedar 😉

IMG_20150612_120305

Si lo usamos de relleno, no hace falta un recipiente en especial porque cualquiera nos vale. Y si vamos a comerlo de postre como tal, podemos usar unas copas, vasos individuales o un molde grande para luego repartir a porciones, como más gusten. Siempre podemos decorar el mousse con fresa natural y alguna hoja de menta, sin duda quedará genial.

IMG_20150612_130528

IMG_20150612_130557

Este mousse es perfecto por su textura, tiene un sabor a fresas super rico y es muy ligero, en este tiempo de verano, ya  apetece prepararlo más a menudo porque es ideal. Y como relleno de tarta queda genial con un bizcocho de vainilla 😉

IMG_20150612_130808

IMG_20150612_130653 ¡uhhmmmm! ¡Buenazooooo!

No pude resistirme a comerlo y ni llegó a las 2 horas de reposo en la nevera, por eso esa textura de la foto jiji 😛

No esperen más, manos a la obra que este mousse es de ¡rechupete! jijiji 🙂

♥ De esta receta, alcanza para rellenar una tarta de 20 cm de diámetro 😉

compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.