Bizcocho de Limón

Vamos con un básico, pero les aseguro que este bizcocho sabe realmente a limón. No es sólo un toque de aroma a limón, es más intenso de los que solemos encontrar en las recetas clásicas.

De verdad que me ha conquistado este sabor, porque cuando busco un sabor me gusta encontrarlo de manera intensa, porque si no no me sabe a nada, no sé si les pasa… Pero prefiero un sabor intenso que uno suave, sin dejar de lado recetas suaves que, por supuesto, hay muchas y son ricas igualmente.

Así que buscando y buscando encontré esta receta y la cuál añadí mi toque personal para intensificar el sabor. Y no es por nada, pero quedó súper rico, sabe a limón como buscaba.

La receta es muy fácil, se puede usar este bizcocho para una tarta, o para disfriturla sola, es tan rico que acompañado de un zumo en una merienda nos sabe a gloria jiji xD

Aquí va la receta:

  • 125 gr de harina
  • 125 gr de azúcar
  • 50 ml de jugo de limón
  • 50 ml de aceite
  • Rayadura de 1 limón
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 60 ml de yogurt de limón

 


Precalentamos el horno a tope, y luego bajamos a 180ºC al momento de hornear.

  1. Batimos las claras por separado a punto nieve.
  2. Batimos las yemas con el azúcar.
  3. Añadimos la rayadura al batido de yemas.
  4. Agregamos el aceite, el yogurt y batimos.
  5. Añadimos el jugo de limón y batimos nuevamente.
  6. Vamos a poco a poco añadiendo la harina junto con el polvo de hornear (levadura).
  7. Incorporamos las claras a la mezcla y removemos suavemente.
  8. Mezclamos hasta incorporar, horneamos en un molde de 15 cm de diámetro a 180ºC durante 45 minutos aproximadamente.

 

Aquí les adelanto que este bizcocho ha quedado de muerte, super rico y lo usé para una tarta especial de limón, con decoración especial. Por eso, en mi próximo post les mostraré como usé este bizcocho para una tarta… No se lo pierdan.

Hasta el próximo post, ¡besitos!




bizcochuelo de chocolate

El primer post del año, y vamos a por el 2018 con todo. Siempre tengo muchos planes al inicio del año, esperemos que todo nos vaya fenomenal y que el blog siga creciendo.

Hace un tiempo mostré la receta básica de bizcochuelo, pues esta vez es una receta mejorada en versión chocolate, también un sabor muy solicitado para todo.

Vamos con esta receta de bizcochuelo de chocolate, es un básico imprescindible en tartas. Al ser tan esponjoso se puede emplear con muchos tipos de almíbar, además con rellenos suaves y ligeros.

Aquí la receta:

  • 6 huevos
  • 100 gr de harina
  • 20 ml de aceite suave
  • 40 gr de cacao
  • 150 gr de azúcar

Precalentamos el horno a tope y bajamos a 180ºC al momento de hornear.


Empezamos separando las claras de las yemas.

Batimos las claras a punto nieve con la mitad del azúcar. Reservamos.

Por otro lado, batimos las yemas con la otra mitad del azúcar, agregamos el aceite y seguimos batiendo.

Incorporamos el cacao y la harina junto con las claras a punto nieve poco a poco, vamos mezclando con movimientos envolventes, hasta homogeneizar la mezcla.

Lo tenemos listo, horneamos a 180ºC por 45 minutos aproximadamente

Sin necesidad de polvo de hornear el bizcochuelo sale enteramente esponjoso y con alto volumen. Se trata de batir bien los huevos y no dejar que se bajen al mezclar, por eso es importante hacer movimientos envolventes.

Mirar la miga 🙂

Es un bizcochuelo listo para humedecer, pero también está muy bueno como acompañamiento de una taza de leche. Lo recomiendo mucho para tartas tipo de tres leches.

♥Esta receta alcanza para un molde de 15cm de diámetro.

Me despido hasta mi próximo post. ¡Besitos!

 

 




Bizococho de nata

Por fin después de días volvemos a actualizar el blog, ya era hora, pero a veces es más complicado de lo que parece. Aquí vamos con un bizcocho de nata básico, simple y rápido; pero eso sí: súper delicioso, de ese sabor tan rico que a todos les encanta.

Es un bizcocho tan sencillo que no vas a perder tiempo ni esfuerzo ya que no hay trucos ni ingredientes raros para que salga bien, porque, ya de por sí, su esponjosidad y suavidad hará que tu paladar lo disfrute.

Es perfecto para preparar tartas, y como es básico combina con casi todo, se podría decir que es como el bizcocho de vainilla que se hace para tartas de todo tipo: pues este es igual de rico para combinarlo con el sabor que más te guste, además ya de por sí es riquísimo para comerlo solo o acompañado.

La receta tiene pocos ingredientes así que podrás hacerlo cuantas veces quieras en casa… aquí van los ingredientes:

  • 170 gr de mantequilla
  • 5 huevos
  • 180 gr de harina
  • 160 gr de azúcar
  • 50 ml de nata (crema de leche)
  • 10 gr de polvo de hornear

Precalentamos el horno a tope y al momento de hornear bajar a 180ºC.

Empezamos mezclando la mantequilla (blanda o temperatura ambiente) y el azúcar, y luego batimos hasta blanquear.

Agregamos las yemas de los huevos, seguimos batiendo.

Montamos las claras de los huevos y reservamos.

Agregamos en varias tandas la harina tamizada junto con el polvo de hornear a la vez que las claras montadas; es decir, un poco de harina más un poco de claras, y removemos con movimientos envolventes.

Finalmente, agregamos la nata y mezclamos una vez más hasta integrar todo. Lo tenemos listo, así de fácil. Llenamos el molde y horneamos a 180ºC durante 40-45 minutos. Pinchamos con un palillo para saber si el bizcocho está listo.

♥Esta receta alcanza para un molde de 15 cm de diámetro.

Usé este bizcocho para una tarta rica rica, que próximamente les mostraré.

 


Tengo que contarles la terrible situación que está pasando mi país (Perú) con el fenómeno del Niño, donde toda la costa de norte a sur en su mayoría ha sido tocada con las inundaciones. Pasé mucha angustia días atrás por mi familia y amigos que tengo en Trujillo (costa norte), pero todo parece estar bien ahora, poco a poco vienen las ayudas del gobierno y de muchos países vecinos, todo se esta calmando y esperemos que las lluvias cesen y poco a poco mi país se recupere. En fin, era algo que yo ya he pasado en años atrás cuando vivía en Perú, pero estando lejos se ve diferente y tienes mucha impotencia de no poder ayudar físicamente, hay miles de ayudas virtuales y las donaciones siguen abiertas pero eso ya lo dejo para que cada cual, si tiene corazón y puede hacerlo, lo haga por voluntad propia no porque yo lo diga, este es un blog de recetas, pero no podía dejar de contar todo esto.

 

Hasta el próximo post, besitos.

 

 




Bizcochuelo

Tenía pensando mostrar este clásico y básico bizcochuelo mucho antes, pero con el poco tiempo que saco no me da para mucho, pero por fin puedo traerles esta receta muy básica en la repostería. El bizcochuelo se emplea en algunas tartas como base o capas, y se llama así porque no es un bizcocho húmedo ni con sabor a «algo» en sí, siempre consta de 3 ingredientes, es más bien una masa esponjosa, porosa y ligera y tiene como base poder humedecerse con cualquier almíbar, ya que absorbe todos los líquidos como si fuera una esponja. Al no tener ningún ingrediente graso, es seco; por ello, se acompaña siempre de un almíbar para poder tener una textura húmeda.

Aquí van los ingredientes para un bizcochuelo de 18-20 cm de diámetro:

  • 6 huevos
  • 180 gr de azúcar
  • 180 gr  de harina
  • En algunos casos se puede aromatizar con escencias de vainilla, limón, rosas… etc, dependiendo del gusto y dónde se va a emplear.

♥ MÉTODO: Además la clave esta en el método por cada huevo lleva 30 gr de azúcar y 30 gr de harina. La cantidad de huevos depende del tamaño del molde elegido considerando que un molde de 20 cm necesita 5-6 huevos y uno de 30 cm requiere 8.

Molde Huevos Azúcar Harina
18 cm 4 120 grs 120 grs
20 cm 5 150 grs 150 grs
24 cm 6 180 grs 180 grs
30 cm 8 240 grs 240 grs
36 cm 10 300 grs 300 grs

♥ Podemos hacer la receta completa en algunos casos para poder dividirla en capas y rellenarla, o podemos preparar lo justo para una base de bizcochuelo por eso reducirla usando el método es más fácil, así gastamos lo justo y necesario. La temperatura del horneado será siempre la misma, lo que puede variar es el tiempo, ya que los moldes pequeños requieren un menor tiempo.

Empezamos por precalentar el horno a 180 Cº.

Separamos las claras de las yemas.

IMG_20160727_230415

Agregamos el azúcar a las claras y batimos a gran velocidad.

biz1

Al batido anterior, incorporamos las yemas y batimos nuevamente.

biz3

Dejamos de batir y tamizamos la harina. Finalmente agregamos la harina en dos o tres partes con movimientos envolventes para no dejar que baje el batido espumoso.

biz2

Colocamos la masa en un molde y horneamos durante 40 – 45 minutos a 180 Cº.

Podemos comprobar el horneado con la prueba del palillo, pinchando en el centro, para saber que está totalmente hecho.

Dejar enfríar sobre una rejilla y así, cuando este bien fría, podemos emplearlo en una tarta con el almíbar al gusto.

Este bizcochuelo es ideal para usarlo en tartas de capas, en tarta de tres leches, en tartas que necesiten base de bizcochuelo, se adapta a todo tipo de tartas y sabores.

Aquí pueden apreciar el corte horizontal del bizcochuelo, usé este bizcochuelo en una tarta húmeda con mucho almíbar… será para mi próxima blog.

IMG_20160625_225507

♥Esta receta alcanza para un molde de 20cm de diámetro.

Se emplea muchísimo este tipo de bizcochuelo para hacer tartas húmedas, y es genial por cómo absorbe el almíbar y por lo ligero que es al comerlo.

Hasta el próximo blog. ¡Besitos!




Utensilios básicos para tartas

Esta semana estuve de descanso laboral y he aprovechado para ultimar detalles de la boda ya no me queda más que un mes y pocos días…y encima mi cumpleaños a pasado a segundo plano ya que este ha sido sin mucha celebración especial, salvo un par de cosas que hice como copas de tres leches y una tarta el tiempo no me dió para más… Ya próximamente les contaré todos esos detalles y las recetas de ambas cosas, pero quería dejar este post para todos los que se inician en la repostería especial tartas… este post es desde mi punto de vista, como ha sido para mí las cosas que me sirven y que ayudan a mejorar en hacer tartas.

Cuando empecé haciendo tartas no contaba con ningún utensilio de repostería, salvo un molde de tarta y una espátula. Tampoco tenía mucha idea de qué necesitaba para hacer tartas y qué podía hacerme falta para empezar…

Por eso quiero hacer este post para todos los que se inician en este mundillo repostero y que, a veces, no saben qué cosas son básicas para hacer tartas, como dije antes yo empecé desde cero y poco a poco voy aumentando con cosas útiles que mejoran nuestras técnicas y nos hacen más fáciles las tareas reposteras.

Realmente la lista de una repostera es muy amplia y si nos basamos en hacer tartas, desde hacer un bizcocho hasta decorar podemos empezar por contarles lo que yo cuento hasta ahora…

  • Tazas, vasos y cucharas medidoras
  • Espátulas de silicona o lenguas, de acero y con ángulos.
  • Alisadores
  • Moldes de diferentes tamaños y formas
  • Boles para batir
  • Boquillas y mangas pasteleras de diferentes materiales
  • Lira para cortar
  • Cernidor/ Tamizadores
  • Varillas de globo manuales
  • Aros y aros extensibles
  • Rodillos
  • Medios eléctricos: Bácula (balanza), batidora, amasadora, trituradora y licuadora eléctricas

Esto es sólo un ejemplo de lo que tengo, muestro sólo algunas de mis cosas, obviamente no puedo sacar foto a todo lo que tengo porque a veces tengo de un tipo de utensilio 4 ó 5 del mismo uso pero de diferente grosor y/o material.

2

01 IMG_20160413_185826

3

4

5

La cuchara de helado para mí es muy útil para repartir masas y calcular el mismo contenido.

Muestro también las varillas eléctricas de mi batidora eléctrica (esquina superior), el resto son manuales.6

Tampoco soy de las que cuenta con una amplia gama de cosas, no exagero en tener todos los «utensilios habidos y por haber»; es decir, no hay que comprar por comprar, sino lo que se vaya necesitando según vean conveniente pero la idea es llegar hacernos la vida más fácil y que nos salgan bien nuestras tartas sin muchas complicaciones.

Normalmente la inversión en estos utensilios no es barata, si son cosas específicas suelen tener un costo medio a alto, pero normalmente con poco dinero y de a poco, se puede ir invirtiendo según lo necesiten. Digamos que hay que hacer un » ranking » de mayor a menor, de lo que más nos ayude o beneficie su útilidad.

Para ello dejo aquí según mi criterio las cosas que son indispensables para inciar:

  1. Medidores: Cucharas medidoras y tazas medidoras es lo básico, porque como saben la repostería es cálculo exacto para que salga perfecto. A veces decimos «por qué no me sale igual que esa receta», es su mayoría se debe a no medir bien los ingredientes, por ello creo que es básico indispensable los medidores, empezar con cucharas y tazas creo que es lo inicial (hice un post sobre las medidas muy útil 😉 : «Tablas de medidas«)
  2. Moldes mínimo 2 tamaños: En el mercado muchas veces se venden pack de 2 moldes de diferente tamaño, que nos vendrá genial para alternar.
  3. Espátula de silicona o lengua de gato: Nos servirá para mezclar, repartir y rebañar las masas de las tartas, es muy útil.
  4. Espátula lisa tamaño medio: Es mejor iniciarse con una espátula no demasiado grande pero lisa de acero o de plástico que nos servirá para dar acabados de nuestras tartas.
  5. Varillas de globo manuales: Nos ayuda a batir, agregar aire en las masas o claras de huevo, pero aunque podemos iniciar con una manual que es básica, si más adelante podemos hacernos con una batidora de varillas eléctrica sería lo ideal, y si tenemos más posibilidades en un futuro con una batidora/amasadora eléctrica ya sería la caña. Aunque teniendo estas nos ayuda enormente para iniciarnos; recuerdo que cuando era pequeña y ayudaba a mi madre hacer tartas, no contabamos ni con esta básica y lo haciamos con dos tenedores juntos a modo de formar una varilla, batiamos manualmente y enérgicamente para conseguir nuestros batidos espumosos y lograbamos nuestro objetivo, nos alternabamos entre mi madre y yo para no cansarnos, es sólo una anécdota, pero cuando pude hacerme con estas barillas manuales para mí fue lo «más de lo más» con esto pude comprender lo útil que era, ayuda mucho para no crear inventos innecesarios cuando no cuentas con ella jiji 😛 (pero nada me impidía hacer bizcochos o tartas cuando era pequeña ni a mi madre, los medios eléctricos nos hacen la vida más fácil pero las mejores recetas se hacían en casa con nuestras propias manos como instrumentos)

*Ayuda extra indispensable:

  • Papel de horno/ papel encerado: Es muy útil para emplearlo en la repostería, porque nos ayuda enormemente en las tareas de horneados, para emplearlo en técnicas básicas que nos sacarán de apuros como: manga pastelera. Este no sería utensilio, pero lo considero básico y vérsatil además de económico, ya que su valor es mínimo (Valor en España de 2 – 3 euros) y las ventajas son grandes.

Este ranking de 5 cosas básicas, nos ayuda a preparar bizcochos, y tartas que salgan medianamente decentes y con la práctica sacamos muchas ventajas a estas 5 cosas ya que son lo básico con lo que se puede iniciar y no se necesita mayor complicación.

Pero tengo que reconocer que estas 5 cosas básicas las hay desde bajo costo o low cost a la gama alta, es decir ya según nuestras posibilidades podemos hacernos con cosas duraderas a largo plazo, pero también no complicarse que con low cost ya es bastante ayuda lo que nos da con poco dinero, hay mucho de donde elegir y donde comprar.

Obviamente si tenemos posibilidades de comprarnos cosas de buena calidad nos durarán mucho más y cabe mencionar que sí contamos con posibilidades eso quiere decir que puedes ampliar tu gama de cosas, pero tampoco por mucho tener te saldrá bien, es todo cuestión de práctica y ganas de hacer las cosas.

A veces cuando vas a tiendas especializadas de repostería si que te muestran cosas de calidad y de varios rangos de precios pero también el bom llega a los supermercados y hay productos básicos de buen precio, aunque hay que mirar bien la calidad de lo que se compra que a veces sale «gato por liebre».

Espero que si deciden iniciarse en la repostería con respecto a tartas, esto les sirva de inspiración en lo básico y desde mi punto de vista les ayudará a hacer tartas con mucha más facilidad y así lograr que salgan muy bien 😉

Con pocos utensilios podemos hacer tartas como esta foto, es de mi tarta de cumple de ayer 🙂 … Lo pasé genial con mis amig@s. Gracias por leerme.

cumple




Merengue suizo

El merengue es un básico en la repostería, hay varios tipos de merengue por la forma de elaborarlos, en este caso haremos el merengue suizo, que es el más fácil de hacer.

Se usa la misma cantidad de claras que de azúcar. Aunque si se quiere un merengue con más consistencia le añadiremos más o si lo queremos con menos, le añadiremos menos.

Es consistente y se usa principalmente para decorar tartas y postres. La diferencia radica en la forma de prepararlo. Se calientan las claras de huevo con el azúcar en un baño maría hasta llegar a los 60-65º C y luego se bate, puedes reconocer con el tacto de los dedos si el azúcar se ha disuelto y no quedan granos, así es una forma más rápida de saber si ya está en su punto para batir.

Empezamos por una receta básica…

  • 4 claras de huevo
  • 165 gr de azúcar

En un bol a baño María, se agregan las claras junto con el azúcar.

IMG_20150612_172235

Removemos constantemente para ayudar a disolver el azúcar.

IMG_20150612_172353

Cuando alcance la temperatura adecuada entre 60-65ºC retiramos del baño María. Normalmente no hace falta tener termometro ya que con el truco de sentir o no el azúcar entre los dedos, sabemos así el punto adeacuado de retirarlo del baño María. Hay que tener en cuenta que si nos pasamos las claras se cocinan y se estropean así ya no podemos montar nada.IMG_20150612_172951

Agregamos las claras al bol de la batidora y empezamos a batir con máxima velocidad, es importante batir con mucha velocidad para darle esponjosidad.

IMG_20150612_173045

IMG_20150612_173116

Al cabo de unos minutos batiendo nos daremos cuenta que está en su punto cuando forme picos y esté bastante consistente, brilloso y esponjoso.

IMG_20150612_173655

IMG_20150612_173648

¡Lo tenemos listo!

Podemos decorar con manga pastelera, que es lo ideal; también nos sirve como base para otros postres y frosting. Desde este punto es ideal también para hacer merenguitos 😉

 

IMG_20150726_135426♥ Con esta receta decoré la tarta Pie de limón 😉

 

 




El fondant

Hoy hablaré sobre el fondant. Las que nos dedicamos a las tartas ya sabemos qué es el fondant, pero para las que aún se inician en las tartas es importante que sepan los pros y los contras del fondant.

Yo crecí en Perú, y el fondant se le conoce como masa elástica de toda la vida, es decir que tiene varios nombres según el país. Se le conoce también como :

Fondant americano, fondant icing, fondant extendido, fondant extendido en frío, fondant enrollado, fondant elástico, pasta laminada, pasta americana, pasta de azúcar, pastillaje fondant… etc.

Pero hay gran diferencia entre el fondant y el pastillaje, a veces se confunde el término y se puede llamar por error ambas por su parecido. Pero es distinto, porque llevan como base lo mismo pero sus funciones son diferentes.

  1. Fondant: Es una pasta parecida a la plastilina pero comestible, empleada como recubrimiento de ciertas preparaciones como tartas, tortas, etc. En la mayoría de los casos el fondant es una decoración repostera. La denominación fondant que en francés significa: que se funde, hace referencia a la característica física del recubrimiento: que se funde en la boca. La receta base es gelatina sin o con sabor, agua fría, glucosa, glicerina, mantequilla, azúcar glas, esencia o saborizante al gusto.
  2. Pastillaje o Pasta de goma: Es una masa que se emplean para hacer figuras. Se endurece y seca con facilidad y rápidez. La receta básica se elabora con gelatina sin sabor o CMC, agua y azúcar en polvo.

En general el fondant es una masa de azúcar, que sirve de cobertura para tartas (tortas), pasteles y cupcakes, además de poder elaborar con él todo tipo de decoración desde adornos sencillos hasta grandes figuras.

♦ Los Pros:

Se pueden elaborar infinidad de diseños, desde las sencillas decoraciones hasta las más complejas creaciones. Ya no sólo para crear diseños es perfecto el fondant, sino porque da un acabado a las tartas que no da una crema, en teoría son duraderas y las tartas son sólidas que se pueden transportar y exhibir en grandes eventos, formar parte una fiesta temática. Pueden ilusionar a la persona que menos esperas.

♦ Los Contras:

Son delicadas a la humedad y al calor.

Son muy consistentes, y a veces no a todos les gusta una tarta que llene tanto o que sea pesada.

No tienen tanto relleno, y en su mayoría nunca llevan frutas porque al poder exhibirse al ambiente se puede estropear, por eso sus rellenos son sencillos y consistentes.

No suelen ser muy jugosas, eso se debe a que el fondant es delicado a la humedad, entonces la mayoría de tartas se evita mojarlas en exceso. Esto no suele ser muy agradable a todos, ya que prefieren tartas jugosas.

Todo los pros y contras son partiendo de una tarta fondant tradicional, muy aparte de la forma que yo hago mis propias tartas que expliqué en un post anterior.

♦ Para decorar tartas y pasteles:

Es necesario que la tarta o pastel este previamente untada en crema, alisada la crema sin que tenga ninguna imperfección ya que luego al cubrir con fondant se puede notar. La crema o frosting que se use  NO debe tener mucha húmedad, para evitar que moje el fondant porque es delicado a la humedad (agua). El grosor ideal para cubrir una tarta con fondant debe ser de al menos 3 milimetros, si es más es demasiada masa pesada y si es menos es muy fina para cubrir y se puede romper.

♦ Para hacer figuras:

Para poder hacer figuras y adornos para nuestras tartas con fondant, a veces es necesario aportar CMC para endurecer un poco y mantenga las formas que deseamos. Otras veces es mejor usar pastillaje que endurece enseguida pero es más difícil de trabajar ya que no puedes perder tiempo haciendo y manejando la masa porque se endurece com mayor facilidad.

◊CMC: En la industria de alimentos se emplea para mejorar la viscosidad o, en otras palabras, como espesante; agrega textura y sirve para estabilizar diversos productos alimenticios. También ayuda a los productos a retener la humedad. En repostería se usa para la elaboración de diferentes masas. Sirve para darle elasticidad a la masa, lo que permite estirarla sin que se rompa. Actúa como estabilizante, equilibrando la humedad de la masa para que no se resquebraje. Se emplea para hacer pastillaje, pasta de goma, cubiertas, mazapán y fondant especialmente.

♦ Puntos claves para evitar estropear el fondant:

  • No debe tener ningún contacto directo con el agua, por ello debes tener cuidado en tener todo bajo control en el momento de decorar tu tarta, hay que evitar que las cremas que uses como cobertura previa al fondant sean muy húmedas. Además, cuando refrigeres tu tarta cubierta de fondant debes tener el cuenta que tu nevera sea NO-FROST, es decir no forme gotas, además que no haya nada que guardes en la nevera que gotee sobre la tarta, ya que el fondant es basicamente azúcar y al caer agua se puede disolver y formar agujeros horribles.
  • Evitar el calor en exceso, es un desastre en épocas de mucho calor tener que decorar una tarta ya que las altas temperaturas afectan a la consistencia del fondant, se vuelve muy «chicloso» así lo llamo yo cuando la masa esta muy suave al punto de pegarse en la mesa de trabajo o en las manos, usa «maizena» para evitar que se pegue pero no abuses de ello. Evita las horas puntas de calor si no tienes aire acondicionado, y si cuentas con aire manten una temperatura ideal, no muy alta ni muy baja, como un clima primaveral sería lo ideal. Cuando termines de decorar tu tarta, refrigerala para evitar se derrita por el calor.
  • Evitar colorantes líquidos, esto hace que nuestro fondant se haga más «chicloso», el colorante líquido casi nunca tiñe bien, y se requiere mucha cantidad para dar color, por ello hace que el fondant pierda consistencia y casi nunca tenemos el color que deseamos, por lo general el fondant si lo compras y lo quieres teñir tú misma es mejor usar colorantes en gel, son mucho más intensos.

♦ Diferentes recetas de Fondant:

Si buscas en internet te saldran infinidad de recetas de fondant, pero de todas las que encuentres siempre se nota algunas coincidencias en los ingredientes, una receta tradicional tiene que llevar al menos glicerina, gelatina, agua, azúcar glas, margarina. Muchas veces los ingredientes tradicionales son difícil de encontrar según donde vivas.

Por ejemplo aquí una receta tradicional:

•5 gr. de gelatina sin sabor en polvo
•2 cucharadas de azúcar granulada
•1 cucharada de glicerina
•1 cucharada de margarina
•1 cucharada de glucosa
•1/2 cucharadita de esencia al gusto (almendra, vainilla, fresa, etc.)
•1 kilo de Azúcar impalpable / glas

Preparación: Hidratar la gelatina con un poquito de agua y disolver en un recipiente al baño María. Agregar la glucosa, la margarina, el azúcar granulada y la glicerina, cuidando que se integren bien todos los ingredientes. Retirar del calor, poner en un tazón amplio y esperar a que enfríe. Cernir 2 veces el azúcar glas para que no tenga grumos y empezar añadir poco a poco moviendo con espátula rígida o cuchara de palo, amasar con las manos e ir agregando más azúcar si hace falta. Tapar el recipiente con film y llevar a la parte baja de la nevera hasta el momento de usar.

Dentro de las recetas super rápidas, por si no encontramos los ingredientes de la receta tradicional, tenemos la que se hace con nubes (malvaviscos o marshmallow), ya que las nubes estan compuestas en su mayoría por todos los ingredientes necesarios tradicionales, y a lo mejor es más sencilla de preparar.

Receta de fondant de nubes:

•450gr  de nubes (preferiblemente pequeños)
•2 cucharadas de agua
•1 cucharadita de esencia (vainilla, menta, amaretto, naranja, limón, etc.).
•1 kilo de azúcar glas

Preparación: Untamos un bol con mantequilla, colocamos las nubes y le agregamos el agua, podemos usar el microondas por 1 minuto o poner al baño María hasta derretir las nubes, agregamos a las nubes disueltas la escencia y removemos por completo. En una superficie limpia espolvoreamos el azúcar, y agregar ahí las mezcla de nubes, amasamos poco a poco hasta formar una masa flexible y que tenga la consistencia del fondant de verdad sin que se pegue. Tapamos la masa con film y dejamos reposar un día mínimo en la nevera.

También podemos optar por comprar el fondant ya preparado que venden en las tiendas especializadas.

Aquí menciono algunas diferencias que noto entre receta tradicional, de nubes y el que venden preparado de fabrica.

Tradicional  Nubes  Preparado de Fabrica
Tiene excelente sabor Tiene buen sabor Su sabor depende de las marcas, unos son ricos otros no.
Es difícil de preparar Es rápido de preparar Listo desde su compra
Es muy trabajoso de amasar pero se consigue buen resultado al poco tiempo. Es extremadamente trabajoso de amasar hasta conseguir la textura ideal pasa mucho tiempo. No es nada trabajoso.
Dura 6 meses si se conserva bien Dura 3 meses si se conserva bien Puede durar un año.

Por experiencia prefiero el tradicional por su sabor y consistencia, pero como es difícil de elaborar y encontrar los ingredientes, no lo recomiendo preparar porque pierdes mucho tiempo en hacerlo aunque el resultado final quede muy bien, además encarece su costo porque los ingredientes para elaborarlo pueden ser caros.

El de nubes solo lo recomiendo si tienes mucho tiempo libre y paciencia porque ensucia mucho ya que se pega al principio pero luego queda bien, aunque tengas que pasarte dos o tres tardes amasando para que quede perfecto, porque si no se queda grumoso. A veces no logra quitarse la porosidad por mucho que amases. Si quieres teñir y dar color, tienes que hacerlo desde la preparación mientras estan disueltas las nubes porque luego cuando ya has formado el fondant teñirlo se hace complicado porque vuelves a tener que amasar tanto para homogeneizar el color en toda la masa.

Debido a que hago muchas tartas de fondant prefiero comprar el fondant ya preparado, intento comprar una buena marca comercial por su sabor. Me facilita el trabajo en ahorrar tiempo y queda perfecto desde el principio al decorar mis tartas. Los acabados son profesionales.

La cuestión es encontrar un fondant que sea de tu agrado ya sea por su sabor y por la forma de elaborararlo además de como queda al decorar tu tarta, cada uno puede buscar la receta ideal pero si te dedicas a hacer muchas decoraciones a la larga te resulta más cómodo optimizar bien tu tiempo. He probado muchos fondants, a la larga he sacado cuentas de todo, ya sea en dinero, tiempo, esfuerzo, acabados… etc, y por supuesto en lo que a mí me resulta mejor es el preparado de Fábrica, hasta encontrar con una marca que me gusta mucho he tardado un poco, pero vale la pena probar de todo para obtener lo que buscas.

Aquí dejo dos fotos comparativas de dos tartas, una hecha con fondant de nubes y otro hecha con fondant preparado de fábrica. Dependiendo de la textura del fondant puede dar buenos acabados o no.

comparativa

Espero les haya ayudado este post a todas las que se inician en trabajar con fondant, a veces es mejor ir probando hasta encontrar lo que buscas, es lo que recomiendo siempre probar e ir sacando tus propias experiencias.




Buttercream o Crema de mantequilla

La crema de mantequilla es un clásico en América para rellenar y cubrir tartas. Se puede decir que es la más usada en la repostería americana, y siempre saca de apuros porque queda perfectamente dura y consistente para coberturas de tartas.

Aunque todo el mundo la considere perfecta y le guste su sabor, en particular a mí no me agrada mucho su sabor (tal cuál es la receta básica), porque no me sorprende su sabor a mantequilla y azúcar ni me aporta nada; pero es la base para hacer las variantes y convertirse en un frosting. Cualquier variente mejora el sabor inicial de la crema de mantequilla, así que yo sólo recomiendo usarla como base para hacer un frosting, ya sea de cacao, queso en crema, chocolate blanco… etc.

Necesitamos:

  • 150 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 300 gr de azúcar glas o azúcar en polvo.
  • 1 cucharadita de vainilla, es opcional.

Empezamos…

Ponemos la mantequilla a temperatura ambiente en un bol y agregamos la mitad de azúcar glas.

IMG_20150416_185633

Empezamos a batir con velocidad media y, cuando se haya integrado del todo, subimos la velocidad y veremos un cambio de color de la mezcla de oscuro a más claro.

IMG_20150416_185735

Agregamos la otra mitad de azúcar y vainilla y seguimos batiendo. Cuando el batido se haya integrado y formado una crema esponjosa estará listo para usar.

IMG_20150416_190001

En realidad es muy sencilla y una base para hacer cualquier variante (frosting) y mejorar su sabor inicial 😉




Buttermilk casero

Muchas recetas americanas usan el buttermilk que, en español, es suero de leche. Lamentablemente no es muy comercial, al menos en Europa, y encontrarlo es difícil; por ello te voy a enseñar a prepararlo de forma casera.

Es muy sencillo y rápido, con sólo dos ingredientes principales:

  • 120 ml de leche fresca
  • 5 gotas o 1 cucharadita de zumo de limón

Ponemos en un bol los 120 ml de leche

0001

Agregamos el zumo de limón a la leche

IMG_20150416_164741

Esperamos 15 minutos y ya tenemos el suero casero de leche, el aspecto es como de leche cortada.

IMG_20150516_153906

Siempre que necesiten más cantidad se puede aumentar y duplicar los ingredientes, así ya no podemos dejar de preparar nuestras recetas por falta de buttermilk 😉




Almíbar muy sencillo

Humedecer los bizcochos con almíbar es básico en la repostería, sobre todo para que esten jugosos al momento de comerlos, ya que un bizcocho seco mayormente se nos atraganta en la boca y es muy desagradable.

Un almíbar básico que voy a preparar es el de vainilla, ya que es fácil de conseguir la vainilla y casi la gran parte de reposteras aficionadas lo tenemos en la alacena de casa como ingrediente indispensable.

Una forma de tener vainilla, puede ser en vainas (al natural), gel o pasta y esencia, en mi caso tengo la vainilla en esencia concentrada, pero hacer un almíbar con vainas es mucho mejor ya que extraer las semillas de la vaina es mucho más rico y natural.

En todo caso con cualquiera de las formas se puede hacer un almíbar rápido en casa para nuestros bizcochos caseros, yo lo preparé con esencia concentrada de vainilla.

Vamos a empezar por los ingredientes:

  • 200 ml de agua
  • 200 gr de azúcar
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

Ponemos a fuego fuerte el agua, agregamos el azúcar y removemos.

IMG_20150429_152621

IMG_20150429_152821

 

Cuando rompa a hervir incorporamos la cucharadita de esencia de vainilla.

IMG_20150429_152955

IMG_20150429_153025

 

Retiramos del fuego y reservamos el almíbar en un biberón de salsas, o algún otro frasco si lo prefieren.

IMG_20150429_153440

IMG_20150429_153627

Empleo:

  • El almíbar recién CALIENTE: podemos mojar nuestros bizcochos que esten FRÍOS.
  • El almíbar frío, cuando ya lo hemos guardado en la nevera (refrigeradora): podemos mojar los bizcochos que estan recién hechos, pero no recién salidos del horno. Cuando el bizcocho ha reposado y aún se mantiene CALIENTE, es el momento de usar nuestro almíbar FRÍO.

Aconsejo usar o bien un pincel o un biberón de salsas para mojar nuestros bizcochos es muy práctico al usar y, sobre todo, tienes un mejor control de lo que agregas, de otra manera si lo hacemos con una cuchara siempre queda disparejo y algunas partes más húmedas que otras.

IMG_20150429_154034

Nota importante: Este almíbar se puede mantener refrigerado por mucho tiempo, nos puede durar 2 semanas. Así que si horneamos frecuentemente bizcochos tenemos un almíbar siempre listo para usar, podemos duplicar la receta según necesitemos.

Podemos variar el sabor, la receta básica (azúcar y agua) sin vainilla y agregar el sabor que más guste o necesiten como limón, naranja, canela… etc.